¿Te comerías una hamburguesa de carne creada in-vitro?

Un científico holandés ha creado “carne para hamburguesa” a partir de células madre, mejor conocida como carne creada in-vitro… Conozca este fascinante reportaje informándonos sobre lo último en experimentación culinaria.

La idea de los promotores de la carne in-vitro es que esta escena pertenezca a los libros de historia. Fuente: abc.es

La idea de los promotores de la carne in-vitro es que esta escena pertenezca a los libros de historia. Fuente: abc.es

La primera hamburguesa del mundo fue hecha con proteína de carne sintética, o carne creada in-vitro, obtenida a partir de células madres bovinas y se consumió públicamente en Londres, el 05 de agosto de 2013.

La hamburguesa fue preparada por el chef Richard McGeown, de Cornwall, y evaluada por los críticos culinarios Hanni Ruetzler y Josh Schonwald.

Aunque algunos equipos científicos aseguran que pueden producir la misma pieza, actualmente, por 12 dólares estadounidenses, en ese momento era la hamburguesa más cara del mundo, con un costo de 330.000 dólares estadounidenses.

La carne se realizó a partir de 20.000 tiras de proteína de carne creada in-vitro crecida en cubas de fermentación. El Dr. Mark Post, médico y jefe del departamento de fisiología en la Universidad de Maastricht (Países Bajos), dijo en la conferencia anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) que una hamburguesa hecha a partir de proteínas de carne artificial, es un hito en el desarrollo de nuevas formas de satisfacer la demanda mundial de carne, la cual se espera que se duplique para el año 2050.

La prueba concepto demostró que se puede obtener un producto que se parezca y sepa a carne, usando células madres, a partir de métodos de cultivo in vitro que son bastante clásicos.

“El objetivo primario es hacer una hamburguesa y para ello tenemos que hacer crecer 20.000 tiras de músculo y un par de cientos de piezas de tejido graso. Mientras se parezca a una hamburguesa de tamaño regular, estaré feliz con esto”, añadió el Dr. Post.

Un puñado de investigadores ha trabajado duro, en los últimos diez años, en el problema técnico de la extracción de células madre de músculos de bovinos, que luego sean cultivadas en el laboratorio para convertirlas en tiras de fibras musculares que puedan ser picados y convertidos, junto con células grasas sintéticas, en un producto comestible .

Algunos de los desafíos han sido darle a la carne un color rosáceo, que tenga la textura adecuada para cocinarse y comerse, así como asegurar que  la misma se sienta y sepa a carne de verdad.

¿Empaque para 6 hamburguesas? Dr. Mark Post sostiene el cultivo básico para producir tejido muscular in-vitro. Fuente: sopitas.com

¿Empaque para 6 hamburguesas? Dr. Mark Post sostiene el cultivo básico para producir tejido muscular in-vitro. Fuente: sopitas.com

El Dr. Post reconoció estar un poco preocupado, dice que la carne producida a partir de células madre “deberá parecerse exactamente a la que empleamos actualmente para comer; de lo contrario, será imposible convencer a la gente para que abandonen lo que ya conocen”, ha indicado el científico. Además, la carne creada en laboratorio puede ser controlada para mostrar ciertas cualidades, como tener altos niveles de ácidos grasos poliinsaturados (Omega 3), buenos para la salud.

Aunque todavía es necesario que algunos animales  sean sacrificados para proporcionar las células madres bovinas, la proporción de carne obtenida de una sola vaca, puede ser un millón de veces mayor en comparación con la cría de ganado convencional. Además la mayor ventaja, según el Dr. Post, se tiene al reducir el número de ganado de carne, lo cual podría ahorrar la cantidad de terreno, agua y petróleo que en la actualidad se necesita para criar ganado para el comercio de carne.

El Dr. Post agrega que su”visión es que, con el tiempo, se tenga un rebaño reducido de animales donantes, que se mantenga en stock en el mundo”. Ya que a pesar de todo, el procedimiento es “matar a los animales y tomar todas las células madre de ellos, por lo que aún se necesitan a los animales para esta tecnología.”

Uno de los incentivos económicos, detrás de la investigación, es el aumento del costo de los cereales utilizados para alimentar a gran parte del ganado del mundo, que está ayudando a aumentar el costo de la carne.

“Todo se reduce al hecho de que los animales son muy ineficientes en la conversión de proteínas vegetales (ya sea pasto o granos) en proteína animal. Sin embargo, la demanda de carne también se va a duplicar en los próximos 40 años”, dijo.

“En este momento estamos utilizando aproximadamente el 70 por ciento de toda nuestra capacidad agrícola para producir carne a través de la ganadería. Pronto necesitaremos alternativas. Si no hacemos nada, la carne se convertirá en un artículo de lujo y llegará a ser muy cara.”

“La ganadería también contribuye mucho a las emisiones de gases de efecto invernadero, más que nuestro sistema de transporte. El ganado produce el 39 por ciento del metano, el 5 por ciento de las emisiones de CO2 y el 40 por ciento de todo el óxido nitroso. Con el tiempo se va a generar un “eco-impuesto” a la carne.

El Dr. Post plantea que la carne cultivada in-vitro puede que sea mejor para el medio ambiente; además insiste que podría ser más aceptable para los vegetarianos y las personas preocupadas por el bienestar de los animales domésticos: “Hay muchas razones por qué las personas son vegetarianos. He hablado con la sociedad holandesa vegetariana y me han dicho que probablemente la mitad de sus miembros comería esta carne si la misma ha costado la vida de un menor número de víctimas y requiere de una agricultura menos intensiva.” La carne artificial también permitiría un mayor control sobre su composición. Será posible, por ejemplo, alterar el contenido de grasa, o la cantidad de grasas poliinsaturadas contra grasas saturadas.

reunión carne invitro

De izquierda a derecha, chef Richard McGeown, presentadora de BBC, Dr. Mark Post y los críticos gastronómicos Hanni Ruetzler y Josh Schonwald; el día de la presentación de la hamburguesa de carne creada in-vitro. Fuente: BBC

“Probablemente estará en sus manos que la carne sea más saludable”, dijo. “Es probable que se puedan manipular estas células para producir más ácidos grasos poliinsaturados, del mismo modo que el ganado alimentado con pasto tiene más ácidos grasos poliinsaturados que el ganado vacuno alimentado de grano. Usted puede hacer cualquier tipo de carne, se puede hacer mezcla de carnes. Estoy bastante seguro de que podría incluso hacer carne de oso panda. ”

El gran patrocinante de esta aventura es, nada más y nada menos, Sergey Brin, cofundador de Google, quien durante mucho tiempo se mantuvo en el anonimato por no querer atraer sobre sí la atención, sino sobre el producto que se está investigando… además de que no quería estar relacionado visiblemente con una falla potencial del producto.

Los pros y contras de la carne in-vitro

Pros

  • Se detendría el sufrimiento de miles de millones de animales en las granjas industriales y mataderos.
  • Se reduciría el impacto ambiental de la producción ganadera, que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) estima en 18 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial.
  • Se podría reducir hasta en un 90 por ciento de la huella de agua, así como el uso de la tierra para actividades de pastoreo y producción de carne para consumo humano, de acuerdo a estudios de la Universidad de Oxford. Los recursos liberados serían usados en formas más eficientes de producción de alimentos.
  • Brinda una alternativa más sostenible para satisfacer el aumento de demanda de carne en China e India, que se prevé dupliquen el consumo mundial de carne en 2050.
  • La carne cultivada en laboratorio podría ser más saludable:  Está libre de hormonas, antibióticos, se reduce la contaminación por bacterias como como la salmonella y E. coli, además puede manipularse para que tenga un bajo contenido de grasa.
  • Reduce considerablemente la amenaza de brotes de influenza porcina y aviar asociados con la cría intensiva.

Contras

Soylent Green (1973, conocida en español como "Cuando el destino nos alcance") dirigida por Richard Fleischer y protagonizada por Charlton Heston; ambientada en un apocalíptico Nueva York en 2022, donde el policía Robert Thorn (Heston) descubre que la única empresa productora de alimentos para la ciudad hace su producto estrella "Soylent Green" con carne humana.

Soylent Green (1973, conocida en español como “Cuando el destino nos alcance”) dirigida por Richard Fleischer y protagonizada por Charlton Heston; ambientada en un apocalíptico Nueva York en 2022, donde el policía Robert Thorn (Heston) descubre que la única empresa productora de alimentos para la ciudad hace su producto estrella “Soylent Green” con carne humana.

  • Algunos consumidores pueden concebir el concepto de “carne creada in-vitro” como algo espeluznante o artificial, una especie de “comida Frankenstein”, inclusive una referencia a la película de ciencia ficción Soylent Green (1973).
  • Para algunos vegetarianos, la carne creada in-vitro causará insatisfacción, ya que perpetúa la “adicción a la carne”, en lugar de promover otras alternativas a la dieta carnicéntrica.
  • Aunque el contenido de grasa pueden reducirse, otros riesgos asociados al consumo de carne roja permanecen, por ejemplo, el cáncer intestinal.
  • No se puede considerar como “libre de crueldad animal” ya que se siguen sacrificando animales para proporcionar las células madres bovinas.
  • No se conocen las consecuencias para la salud al comer carne cultivada en el laboratorio.
  • Para los defensores del “slow-food”, la carne creada in-vitro va en dirección contraria de sus preceptos, ya que creen que los problemas de nuestro sistema digestivo tienen su origen en la distancia entre la producción de alimentos y el consumidor.