Berenjena, verdura rica y saludable

por María Laura Pérez, estudiante de Chef de Cocina Internacional, ISAAC.

La berenjena es una hortaliza que tiene fitonutrientes que la hacen importante en la alimentación humana, ya que ayudan a eliminar radicales libres del cuerpo, los mismos que son los encargados de dañar las células de nuestro organismo causando enfermedades. Asimismo, es un excelente diurético, antioxidante y aporta bastantes minerales al cuerpo humano.

La berenjena es originaria de la india, es una planta muy exigente en luminosidad, requiere de 10 a 12 horas de luz. Soporta bien las temperaturas elevadas siempre que haya una humedad adecuada y es muy sensible al frío. La semilla para la siembra se extrae de los frutos maduros. El ciclo de la berenjena suele durar de nueve a diez meses; desde que se planta hasta que se inicia la recolección suele transcurrir 100 a 125 días, según variedades y época del cultivo. Este fruto lo encontramos colgando de las plantas, y puede alcanzar entre los 5 y 30 centímetros de largo.

Existen varias formas, tamaños y variedades de berenjenas. Usualmente tienen una piel de color púrpura brillante, debido al gran contenido de antocianinas que contiene, la carne es de color crema con una textura ligeramente amarga y esponjosa.

image001

Siempre debe cocinarse para su consumo, ya que contiene solanina, sustancia muy tóxica (que se elimina durante la cocción) que puede causar dolor de cabeza, dolor abdominal, cortes de digestión, y trastornos digestivos.

Las investigaciones han encontrado que la berenjena tiene elementos antioxidantes y anti-angiogénicos. La angionénesis es el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en el organismo, que ayudan a la curación natural de muchas enfermedades. El crecimiento anormal de los vasos sanguíneos en el organismo puede provocar enfermedades mortales, como el cáncer, enfermedades de la piel, ceguera, úlceras diabéticas, enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebro vascular, y otras enfermedades más.

La berenjena es rica en potasio, cobre, ácido fólico, magnesio y fibra. Contiene flavonoides y fenoles, tales como el ácido cafeico y el ácido clorogénico, que tienen grandes propiedades para combatir el cáncer, los virus, el daño de las células del organismo, y las bacterias nocivas.