Competencias tales como capacidad de administración, supervisoría, comunicación y habilidad artesanal son algunas de las desarrolladas dentro del diseño curricular, el cual está dividido en tres grandes áreas: téorica, práctica e investigativa. Cada área desarrolla competencias necesarias para la capacitación y formación de excelentes profesionales gastronómicos.